Visit Spain. Ramón Masats. El Palacín

Visit Spain. Ramón Masats. El Palacín

Visit Spain.
Ramón Masats.
El Palacín

 

 

Directo, simple y en inglés, la España autárquica de finales de los años cuarenta eligió este eslogan para publicitar nuestro país. Terminada la guerra en Europa, el régimen franquista intentaba posicionarse en el nuevo orden mundial y de paso conseguir ingresos para la exhausta economía. La posibilidad que ofrecia el inicio de la cultura del viaje y una oferta barata, iniciaron el proceso que convertiría al turismo en industria nacional una década después. Ramón Masats iniciaba su trayectoria profesional en 1955. Llegó a Madrid de su Cataluña natal dispuesto a vivir de un oficio que iniciaba entonces un tímido reconocimiento. En aquel tiempo, aún por desarrollar la televisión, la fotografía era el vehículo idóneo para reconocer y reconocernos, el reportaje fotográfico interesaba a todos, desde el gobierno como órgano de propaganda, hasta el último ciudadano.

Al tiempo que se construían infraestructuras de comunicación y se fraguaba el boom hotelero, la publicidad necesitaba imágenes atractivas y modernas que poblaran el sueño del renacer económico y social que prometía el turismo. Diferentes publicaciones y el mismo Ministerio de Información y Turismo pusieron en marcha a una serie de profesionales para obtener esas imágenes tan necesarias para las primeras guías turísticas. Entre esas publicaciones destacaba Gaceta Ilustrada, una revista que perseguía los logros gráficos de publicaciones como Life o Paris Match, y confiaban a la fotografía un papel relevante en el nuevo esquema profesional. Ramón Masats encontró allí su hueco como colaborador al llegar a Madrid.

Sucedió entonces que, entre disparo y disparo, los más dotados de estos fotógrafos experimentaron la práctica de un lenguaje sintético que centraba en la figura humana y en el grafismo poderoso de la composición, todo su interés. Ramón Masats destacó entre ellos, practicó un activismo militante en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid y formó parte de los grupos que significaron la vanguardia fotográfica española, como el madrileño La Palangana y el grupo AFAL, donde se encontraron los mejores fotógrafos del momento. Toda una generación mágica tras la huella de Catalá Roca.

A bordo de un Seat 600, que logró gracias a Ortíz Echague, presidente de Seat y contertulio de la Real, viajó por la geografía española entre 1955 y 1965, obteniendo un retrato irónico, lúcido y personal de los tópicos con los que la cultura oficial bendecía los valores patrios. Sin pretensión artística alguna, su trabajo logró convertir la instantánea de una realidad óptica, en discurso personal. Había nacido el documento interpretado, entreverado en el oficio del periodismo gráfico. La sola fotografía ya no era dogma de lo veraz, el oficiante se convertía en autor, director y responsable de sus afirmaciones visuales, y lo sugerido por la imagen obtenida pasaba a ser patrimonio del observador. Claves de la moderna sintaxis fotográfica.

RAMÓN MASATS. VISIT SPAIN

ORGANZA

Ministerio de Cultura y Deporte / Subdirección General de Museos Estatales

Ayuntamiento de León/Concejalía de Acción y Promoción Cultural / Chema Conesa

COORDINACIÓN GENERAL

Gemma R. Berasategui

DISEÑO GRÁFICO

Tres Tipos Graticos

DIGITALIZACIÓN OBRA

Auth Spirit

PRODUCCION OBRA

Castro prieto

ENMARCADO

Gofrado

PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL

Auth Spint

MONTAJE EXPOSITIVO

Espacio_E

 

todos los derechos reservados