El “espacio interior” de Vázquez Mourelo

Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

El artista berciano afincado en Salamanca Fernando Vázquez Mourelo regresa este mes de mayo a la galería Ármaga con una exposición titulada“Espacio interior” que se configura como un paisaje lleno de preguntas y en la que subyace un transfondo metafísico, existencial y espiritual. El pintor se apropia de una desafiante aventura utópica, como fue el proyecto Apollo y la carrera espacial, para propiciar una serie metáforas sobre los seres humanos y su espacio vital. La muestra se inaugura el sábado 7 de mayo con una sesión vermouth a partir de la una del mediodía.

Así lo explica y argumenta el propio artista en su página web:

“Esta nueva serie profundiza en algunos de los aspectos que ya se perfilaban en Stand by Pass como la actitud autista de la vida contemporánea en la que el individuo permanece indiferente a las señales del exterior, marcando una línea de defensa ante lo externo al mismo tiempo, inmerso en la sensación de estar desprotegido y ser vulnerable. Un individuo que opta así por esconderse en un espacio interior sin capacidad de contacto manteniéndose siempre en una especie de desarrollo embrionario que le impide crecer. Los astronautas, protegidos en su estrecho espacio vital de su biónico Espacio interiorsurgen como metáforas de esa incubadora en la que creemos estar seguros.

Para desarrollar esta serie, el artista se apropia de una desafiante aventura utópica como fue el proyecto Apollo y la carrera espacial con el pulso entre americanos y rusos en la que las misiones especiales terminaron convirtiéndose en una distopía. Apuntando la relación con nuestra evolución como seres sociales, la obra refleja figuras que vagan en un paisaje del pasado, pero a la vez futurista… Los paisajes lunares, habitualmente enmarcados en el territorio de la ciencia ficción, son un entorno baldío e inhóspito donde los seres humanos se sienten abstracciones ante el abismo.

El único espacio en el que el astronauta puede vivir es en el interior, entre la goma de un traje espacial y su propia piel. Pero, ese espacio de sueño, de emoción y sensaciones es muy estrecho… solo está en el propio yo, y y de ahí su soledad ante una inmensidad que no le compaña, no le entiende y no le da cobijo.

La aventura de la conquista de la luna fue colectiva, pero a la par tremendamente individual con quienes tras un largo viaje contemplaron la Tierra desde la inmensidad, pero también desde ese sentirse únicos testigos de un lugar incompresible, inasible, solo imagen, un lugar imposible de narrar.En la serie encontramos constantes referencias a una cierta simbología primaria, sinos que acompañan la aventura de descubrir y de transmitir, de crear sentido sobre lo que no comprendemos que evidencia cómo en los momentos en los que nos sentimos en peligro aparecen los fetichismos y lo primitivo… en cierto modo, es revivir un génesis, un empezar de nuevo.

En Espacio interior subyace un transfondo metafísico, existencial y espiritual… como nuestra aventura como especie en la búsqueda de respuestas, Espacio interior es nuestro paisaje lleno de preguntas. Un espacio sin utopías donde aparecen de nuevo las supersticiones y de nuevo premodernos.

Los rasgos visuales de la serie vienen marcados por un cierto aire arqueológico que pretende recrear una aventura soñada, no consumada, con trazas de futuro que para nosotros, ya hoy, son pasado. En las fantasías contemporáneas, con ese juguete llamado progreso, parece que hubiéramos ido mas allá de nuestros sueños, de nuestros deseos y nuestro soñado futuro y lo hubiéramos dejado, lejos, muy lejos, detrás de nosotros. Espacio interior deja entrever que las utopías más que inalcanzables son fronteras que se han traspasado.

El gris que envuelve la obra recrea una atmósfera inhóspita como elemento común. En una actitud personal, el autor reinvindica lo contaminado y tóxico frente a la dictadura de lo brillante y nítido que se nos impone como estética del triunfo de lo tecnológico, una claridad que no deja de ser un trampantojo que oculta una vida que no es cristalina.

La serie con un punto de partida fotográfico en una reinterpretación pictórica, que bebe de elementos como la cartelería política o la primitiva fotografía espacial, con la que el autor evoca el espacio sin verlo a través del objetivo… El espacio, como un lugar confuso, en el que el yo se pierde, se disgrega y acaba desapareciendo engullido por el paisaje.

Vázquez Mourelo utiliza en clave baconiana los trajes espaciales que reemplazan la estructura del individuo convirtiéndose en su otra piel… El espacio, teatral, convertido en un entorno pautado donde los personajes viven sujetos, dependientes, atrapados, en su único lugar posible, en un único recorrido y es que en muchas ocasiones, lo que nos rodea es mucho más poderoso que nosotros, y nos convierte en una somera anécdota.

Las imágenes de Espacio interior las contemplamos desde un futuro lejano, son arqueología de un presente… con una brillante hibridación no propia de la pintura en la que una atmósfera inhumana se entremezcla con citas al realismo como las cápsulas espaciales en las que Vázquez Mourelo acentúa el aspecto de juguete que tenían artefactos artesanales en la inmensidad de un espacio infinito en una interesante abstracción de lo tecnológico.

Lejos de recrear la carrera espacial, el artista traza un vínculo entre lo ideológico y lo tecnológico… No busca que el espectador acompañe al astronauta en su viaje espacial sino que reflexione sobre el propio viaje una vez terminado, el viaje al propio espacio interior.”

mayo 07 2016

Detalles:

Fecha: 7 / mayo / 2016
Hora: 12:00 - 17:00
Evento Categorías: ,

Lugar:

ARMAGA

Calle Alfonso V, 6
León, León 24001 España

+ Google Map

Visitar la web del evento

Organizador

ARMAGA
Web: Visitar la web del organizador
todos los derechos reservados